Planetario, Bogotá

Fundado en el año de 1969 y ubicado en esa estratégica zona que incluye a la carrera séptima, la calle 26 y la plaza de toros de la Santamaría, el Planetario Distrital ha hecho que los bogotanos y muchos visitantes hayan experimentado esa indescriptible sensación del infinito, esa rara condición de sentirse un grano de arena en ese océano cósmico al que pertenecemos.

Es el Planetario Distrital el templo de la astronomía bogotana que surgió como producto del interés astral suscitado por la llegada del hombre a la luna y es un espacio cuyo esfuerzo en todos sus años de existencia se ha centrado en la difusión de la cultura científica para toda la población.

Este símbolo cultural bogotano que ha puesto a ver estrellas a cientos de miles de personas es un recinto que se renueva con el paso de los años y adopta siempre las últimas tendencias y avances tecnológicos para hacer de la exploración astronómica siempre una gran aventura que deleite a grandes y a chicos.

Actualmente cuenta con las últimas actualizaciones en proyección digital en domo, una experiencia que mejora las anteriores y que nos pone la bóveda celeste frente a nuestros ojos con un realismo que de veras hace alucinar a cualquiera.

El Planetario Distrital continua raudo en su viaje hacia las estrellas y quiere que todos lo acompañemos en su maravilloso recorrido, acercando, inspirando y fomentando la ciencia de una forma entretenida y divertida, con experiencias que involucran tecnología, ciencia y arte.

Esta institución es reconocida más allá de las fronteras como líder en el desarrollo de programas y proyectos innovadores en el arte, la ciencia y la tecnología con productos y servicios de gran acogida y son los niños unos de sus mejores y más asiduos visitantes, quienes contagian a los grandes de esa pasión desbordante y de esa inquietud por conquistar todo aquello que se encuentra cruzando la cerca de nuestro horizonte.

Visitar el Planetario Distrital es un plan que se disfruta en familia pero si usted se encuentra solo también lo va a gozar porque aunque estemos sin pareja, somos estrellas y de ellas está lleno el firmamento.

Definitivamente Bogotá es una ciudad que ofrece los más variados programas para realizar, son divertidos y alimentan el alma, el cuerpo y la mente porque como se decía en antaño, Bogotá es la Atenas suramericana y aunque la cultura en cada uno de los bogotanos muchas veces brilla por su ausencia, de todos depende recobrar su fulgor, ese que nos ilusiona cuando levantamos la mirada al cielo, ese que nos indica que la ciudad tiene un futuro promisorio y que propios y visitantes tienen un compromiso con esta ciudad que goza de su altura como ninguna otra. Visite el planetario y mire con ojos de niño a través del telescopio de su alma.