Con la idea de implementar actividades de turismo de naturaleza que promuevan la conservación de la biodiversidad en el país y complementar esfuerzos para el desarrollo económico sostenible de algunos corredores específicos, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) y Procolombia firmaron un acuerdo por la conservación.

El memorando de entendimiento, establecido por Usaid a través de su programa Riqueza Natural, incluye capacitaciones dirigidas a los guías de naturaleza, vinculando a las comunidades locales y generando fuentes de ingreso y condiciones de vida de los pobladores como una forma de ayudar a proteger los ecosistemas.

También ayudará técnicamente en el proceso de superación de cuellos de botella normativos frente a los obstáculos que pueden limitar las actividades de turismo de naturaleza responsable y sostenible.

En las zonas escogidas por Riqueza Natural el propósito es implementar planes estratégicos de conservación, pues es allí donde se encuentran los ecosistemas de bosque seco tropical y las sabanas inundables, los hábitats más amenazados del país.

Negocio con potencial

Cifras de Adventure Travel Trade Association (ATTA), indican que el turista de naturaleza deja 3.000 dólares en una estadía promedio de ocho días, razón por la cual fortalecer esta actividad es una de las prioridades del gobierno, pues tiene un gran potencial en mercados como Canadá, Estados Unidos, España, Francia, Alemania y el Reino Unido.

Una de las actividades que tiene mayor demanda es el avistamiento de aves. Con más de 1.920 especies, el país es número uno en estas especies en el mundo, lo cual quedó demostrado en mayo de 2019 al ocupar el primer puesto, por tercer año consecutivo, en el Global Big Day 2019, organizado por el Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell.

Actualmente existen 23 empresas colombianas que ofrecen rutas para practicar este tipo de turismo en todas las regiones del país. Solo en el Pacífico habitan 650 especies, muchas de estas endémicas.